Central: Arquitectura de la biodiversidad

El nuevo local de Central Restaurante, del chef Virgilio Martínez, desarrolla una arquitectura contemporánea basada en la recuperación de técnicas tradicionales y materiales de los diversos ecosistemas del Perú, al transformar una casa antigua  ubicada en el distrito de Barranco, en la costa peruana, en un espacio donde conviven tiempos y materialidades distintas.

 

El proyecto también alberga Kjolle, el nuevo restaurante de la chef Pía León, el bar Mayo y Mater Iniciativa, un centro de investigación biológica y cultural de nuestra biodiversidad.

 

 

El nuevo restaurante Central parte de la búsqueda por entender el paisaje que habitamos, para así relacionarnos con la diversidad de nuestros ecosistemas y sus interacciones. El Perú es un país megadiverso dónde se puede encontrar más del 70 % de la biodiversidad del planeta, desde el mar frío y el desierto costero, hasta el bosque tropical amazónico o el Ande.

A través de la comprensión de las condiciones físicas y materiales particulares de este paisaje heterogéneo, podemos recuperar y recrear el imaginario biodiverso de nuestro territorio. La arquitectura que concebimos integra estos paisajes a partir del uso de sus materiales, recuperando y desarrollando sistemas constructivos locales y sostenibles que permiten restablecer el contacto físico con el hábitat.

Buscamos establecer un vínculo directo entre el cuerpo que habita el espacio y los distintos materiales que conforman los paisajes, así como con los imaginarios que forman nuestro hábitat colectivo. Creemos que existe una continuidad entre las técnicas constructivas desarrolladas por los seres humanos y la diversidad natural de cada lugar.

Nuestra intención es recuperar y recrear un lenguaje material de lo diverso que se integre al hábitat del futuro. Así, disolver las fronteras entre el pasado, el presente y el futuro, lo natural y lo artificial, lo urbano y lo rural, lo tecnológico y lo arcaico, y lo industrial y lo artesanal. Incluímos al proceso de diseño materiales en estado salvaje que revelan instantes de la transformación continua del territorio, que sucede durante los ciclos naturales desde hace miles de años.

Con este proyecto buscamos superar el lenguaje genérico de la arquitectura actual al integrar en su diseño materiales locales y recuperar técnicas tradicionales del Perú. Quien visite Central podrá encontrar materiales como las tierras de Lima, las maderas de la Amazonía y las piedras del Ande. También verá técnicas como los tejidos en telar, la quincha, el labrado en piedra y los trabajos artesanales en cobre y bronce.

 

PRESERVACIÓN Y SOSTENIBILIDAD

El proyecto se encuentra ubicado en Barranco, un distrito cuyas capas históricas permanecen visibles. Fue originalmente parte de un valle agrícola precolombino con canales de regadío, luego, durante La Colonia, se convirtió en un lugar de veraneo y haciendas. Con el proceso de modernización de la ciudad, muchas de las casas coloniales de este distrito fueron demolidas y reemplazadas por construcciones modernas de concreto, mientras otras fueron declaradas como patrimonio cultural.

 Consideramos desde un inicio poner en evidencia el proceso de transformación de este lugar y diferenciar las distintas intervenciones a lo largo del tiempo mediante el contraste de los nuevos volúmenes ampliados y los elementos arquitectónicos existentes reciclados o preservados. Reforzamos las estructuras de concreto existentes con el fin de que puedan soportar las nuevas cargas y darles un nuevo uso, sin generar desechos. Por otro lado, decidimos preservar todas las especies vegetales y elementos materiales encontrados en el lugar para incluirlos en el nuevo proyecto como parte de la memoria del espacio. Además, rescatamos más de veinte árboles de terrenos colindantes al trasladarlos al terreno del nuevo restaurante.

Durante el proceso de reforzamiento estructural realizado con fibra de carbono, dejamos visibles las distintas huellas de la intervención en la estructura para evidenciar el paso del tiempo en los muros, columnas y vigas. El visitante puede leer a través de la arquitectura las distintos capas de materiales, como si se tratase de una geología: lo preservado, lo remodelado y lo ampliado.

Además de la intención de recrear el imaginario de nuestra biodiversidad, elegimos los nuevos materiales y acabados bajo el criterio de generar el menor impacto a nuestro hábitat natural. Se eligieron materiales cuya extracción, transformación y aplicación se realice de manera sostenible, sin generar efectos negativos o sustancias tóxicas para el medio ambiente.

Para garantizar la sostenibilidad del proyecto, creamos redes separadas de desagüe para tratar de forma diferenciada el agua, y se proyectó una planta de tratamiento de aguas grises y contenido graso para purificar y reutilizar el agua en los jardínes. Era importante que el restaurante responda a las necesidades climáticas de la zona donde está ubicado, en este caso, el ecosistema del desierto costero del Perú, que se caracteriza por ser muy árido y escaso de lluvias.

 

CONTINUIDAD ENTRE LA ARQUITECTURA Y PAISAJE

El concepto del nuevo restaurante Central inicia con una experiencia del ecosistema del desierto de Lima y de la jardinería tradicional de Barranco: el jardín que recibe al visitante está sembrado con árboles de pacae, palto, y otras especies comunes en el desierto costeño. Nuestro objetivo principal fue mantener la mayor cantidad de área verde existente y minimizar el área construida, ya que el concepto arquitectónico se desprende de la unión entre el paisaje y la arquitectura: un lugar donde los límites entre el paisaje y los espacios interiores se disuelven. Así, creamos una continuidad entre la materialidad del paisaje y la materialidad arquitectónica.

Las rocas naturales y tierras del desierto del jardín se transforman gradualmente en elementos de la arquitectura, como las escaleras, los pisos, los revestimientos de los muros y los lavatorios. Los visitantes pueden reconocer el hábitat natural transformándose hacia el espacio urbano. Además, son los jardines interiores los que articulan el espacio, e iluminan y ventilan naturalmente los ambientes.  

Diseñamos el salón principal de Central respetando la ubicación de los árboles existentes en el terreno, por lo que que la nueva estructura metálica se adapta a la vegetación. Su cerramiento es un sistema de paneles pivotantes y corredizos de vidrio, madera y tierra. Estas distintas configuraciones crean una relación variable entre el espacio interior y las huertas y jardines, y posibilitan la transformación de la fachada durante las distintas estaciones del año. Además, los paneles de tierra, realizados con el sistema constructivo tradicional de la quincha, crean una relación con el imaginario de las antiguas construcciones prehispánicas y coloniales de la costa, al tiempo que actúan como un elemento térmico y acústico.

El techo del salón fue diseñado para recibir un jardín xerófilo que actúe como elemento aislante de  la radiación solar y sea un filtro de luz natural. Finalmente, como parte del reciclaje arquitectónico, vaciamos nuevas losas de concreto con elementos que cumplen la función de maceteros para árboles y plantas en el segundo nivel.

 

MATERIALIDAD EXTRAURBANA POSTINDUSTRIAL

Es necesario encontrar un equilibrio entre los materiales de fabricación industrial y los materiales de factura artesanal que enriquecen y dan calidez la experiencia arquitectónica. Por ello, la mayoría de los materiales de acabados utilizados por el estudio son de fabricación artesanal. Durante el proyecto realizamos un seguimiento desde el origen de los materiales en su estado natural, hasta su transformación manual. Formamos un equipo de artesanas y artesanos que enriquecieron las técnicas y procesos con sus conocimientos especializados.

En el Perú existe una relación fluida entre los materiales de cada paisaje y el conocimiento de los artesanos. Estos saberes son parte del patrimonio inmaterial de nuestro país al basarse en tradiciones que se desarrollan desde hace miles de años.

A continuación detallamos el origen de los materiales, los  artesanos que los fabricaron, y las técnicas que consideramos más importantes para el proyecto:

1. PIEDRAS – Artesano Roberto Román, Ayacucho
TRAVERTINO DE JUNIN   – Puertas de cavas
PIEDRAS VOLCÁNICAS  DE AREQUIPA – Piso del salon y patio de Kjolle
ONYX DE AYACUCHO – Barra de Kjolle
ONYX DE HUARAZ – Barra de Mayo
GRANITO DE QUIRIO & HUAYCÁN, LIMA – Lavatorios

2. FIBRAS ANIMALES – Artesana Elvia Paucar, Junín
TEJIDOS DE LANA, SAN PEDRO DE CAJAS JUNIN – Cortinas de Central y telar de Kjolle

3. TIERRAS, Artesano de Adobe y Quincha Erick Malasquez
TIERRAS ARCILLOSAS DE CHILCA, LIMA – Fachada y paneles pivotantes

4. MADERAS, Ebanista de Madera Luis Mucha
MADERA IPE & SHIHUAHACO, PUCALLPA -Paneles pivotantes.

ARQUITECTURA Y DISEÑO

ESTUDIO RAFAEL FREYRE

EQUIPO DE DISEÑO DE ACABADOS

ARQ SOLANGE JACOBS

DIS YULIANA SANTAMARIA

EQUIPO DE DISEÑO ARQUITECTÓNICO

ARQ JUAN JOSE BARBOZA

ARQ ANDRÉS GUZMÁN

ASISTENCIA DE PRODUCCIÓN DE ACABADOS DE PIEDRA

ARQ JAVIER RUBIO

EQUIPO TÉCNICO

TÉCNICO EN MADERA

LUIS ALBERTO MUCHA

TÉCNICO EN PIEDRA

ROBERTO ROMÁN

TÉCNICO EN BARRO

ERICK MALASQUEZ

ARTESANA DE TEJIDO

ELVIA PAUCAR

ARTISTA TEXTIL

ANA TERESA BARBOZA

ASISTENCIA EN PAISAJISMO

ALVARO ESPEJO

GESTIÓN GENERAL DE PROYECTO

ARQ MARÍ RETAMOZO

ILUMINACIÓN

HIGHLIGHT

CONSTRUCTOR OBRA CIVIL

BGS INGENIEROS SAC

ESTRUCTURAS

JORGE ROMERO

INSTALACIONES ELÉCTRICAS Y MECÁNICAS

JULIO CÉSAR RAFFO

INSTALACIONES SANITARIAS

JOSÉ UBALDO

CARPINTERÍA EN METAL Y MADERA

MATRANSA

SONIDO

LIMA SOUND

FOTOGRAFÍA

JUAN PABLO MURRUGARA

EDUARDO HIROSE

MUSUK NOLTE

TRADUCCIÓN DE TEXTO

NICOLÁS DEL CASTILLO